Blogger templates

Pages

viernes, 8 de marzo de 2013

En la clave de tus labios.



 Fue un silencio angustioso, y unas palabras de tu boca que me hostigaron. Te desplazaste a un lugar lejano, pero seguías ahí, a mi lado. Poco a poco te distorsionaste entre una bruma inexistente.
 Sonreíste de pronto, y en tu rostro se perfilaron mil líneas que resaltaron una perturbadora y cautivadora luz en ti. Con una mirada fija, una voz que nunca tiembla, y unos pasos que siempre parecen saber a dónde ir, nos conviertes a todos en tus esclavos. Tu libertad no se compra, ni tampoco se vende, tienen sin embargo tus labios dueño, y así me convierto en prisionero. En una sombra oscura donde no te alcanzo, esa es la prisión donde debo vivir en estos días helados, y tu cuerpo no visita mi cama ni esta noche ni ninguna, pero aún lo espero. Me confieso aquí y ahora como un fantasioso engendro.






[Imagen: Zooey Deschanel]





Esteban N. Santos

3 comentarios:

  1. Precioso, tiene suerte sea quien sea y si no lo sabe deberías decírselo... Se dice que cuando se escribe es a razón de algo... por lo menos yo lo hago aunque no publique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Aunque ya que tú también escribes, deberías de saber que si algo escribo es porque no puedo decir hablando. Y es mejor así, al menos para mí. Gracias otra vez, Anónimo.

      Eliminar